Historias Eróticas 32: Obedezco todas tus órdenes

Eres un hijo de puta, te odio, has logrado arrebatarme la voluntad, soy tu prisionera, pero por alguna extraña razón no puedo dejar de obedecerte, de darte placer, y también de disfrutar contigo…
Puedes escribirnos a historiaseroticaspr@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up