Historias Eróticas 31: Soy puta porque me gusta

Empecé muy joven comiéndole los rabos a mis amigos a cambio de regalitos, pequeñas cantidades de dinero y similares. Mi poco decente pero satisfactoria vocación me hizo forjarme poco a poco en el oficio hasta llegar a convertirme en la puta que soy hoy en día.
Puedes contactarnos en historiaseroticaspr@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up