Historias Eróticas 18: Sexo en el almacén

El cerdo de mi marido me dejó por otra al poco tiempo de nacer nuestro hijo, así que para ganarme la vida he entrado a trabajar en un almacén cargando mercancía, donde he conocido a un compañero que me ha hecho sentirme una mujer de nuevo, y que me hecha unos polvos bestiales en el propio lugar de trabajo. Puedes escribirnos a historiaseroticaspr@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll Up